Cómo acertar en la elección de grado universitario

Elegir la carrera en la que uno va a estudiar no es sencillos. Desde Formatic Barcelona, como testigos experimentados de la realidad que tienen los estudiantes, creen que realmente los jóvenes llegan a esta época de sus vidas con no demasiada información.

Si se quiere acertar es importante lo siguiente:

Conocerse a uno mismo

Pese a que pueda sonar al clásico manual de autoayuda, lo cierto es que para encontrar el futuro de las personas hay que ser conscientes de nuestros puntos fuertes y también de los débiles.

Investigación y toma de decisiones

Algo interesante es revisar los temarios, puesto que hay carreras que parecen mágicas y que si vemos las asignaturas a lo mejor no gusten tanto. Incluso puede pasar que no tengas la base necesaria para ella.

En el caso de que sea el grado deseado, hay que ver los profesores y los estudios que se imparten en las diferentes instituciones.

No es fácil

Aunque los padres sean importantes en este proceso para muchos alumnos, también es cierto que el apoyo a las decisiones debe primar, lo mismo que los consejos y las orientaciones. Eso sí, la decisión la tendrá que tomar el estudiante, lo que es una responsabilidad.

Si se acierta, en sentimiento será positivo, pero en el caso de equivocarse habrá que aprender la lección. No es que se habla de tener que torcer las voluntades, ni que los progenitores busquen quitarse la espina de esos deseos que no pudieron llevar a cabo mediante sus hijos. Al final les tiene que convencer, puesto que si una persona no se encuentra cómoda en un proyecto de vida que se le ha impuesto, o se revela contra ello o terminará sintiéndose desgraciada.

En el caso de que no se tenga claro, los estudios denominados generalistas…

Puede ser bueno el optar por una carrera generalista, que se oriente mientras se estudie a uno u otro camino. Cuando hablamos de este tipo de carreras hablamos de ADE o de ciertas ingenierías, que al final tienen una alta demanda por parte de las empresas. ADE es una carrera que puede permitir que el abanico que se abra al estudiante sea tan amplio que después pueda situarse en el campo que más le apetezca según evolucione en esos años tan decisivos.

Relajación

En lo que podemos estar de acuerdo es en la necesidad de relajarse, pues estudiar una carrera ya no es tan vital como lo era antes, ya que en el pasado una persona se titulaba en empresariales y casi era algo para toda la vida con respecto a las cinco salidas que podía tener. Ahora se puede reconducir la carrera personal, pues hay bastante más flexibilidad en este sentido.

Una vez se acabe el grado generalista, se puede pasar a el postgrado que pueda ayudar a que te especialices en un determinado sentido. Los estudios de grado son un espacio para la vocación e incluso se puede proceder al máster como un ajuste a nivel profesional. En clara sintonía con esta clase de argumentos, conviene no olvidar que hay materias comunes de los primeros cursos con los que podemos hacer cambios sin que ello termine siendo algo traumático.

Pensemos en que factores como los contenidos y las especializaciones van cambiando con el paso de los años, por lo que un posgrado lo que hace es que se vaya reajustando de manera importante la formación del estudiante según avanza a la hora de contar con mayor información y un criterio más adecuado.

Comienza cuanto antes mejor a pensar en qué grado es el que quieres cursar. Una pregunta que suelen hacerse los estudiantes en primero o segundo de Bachillerato, cuando la Universidad está cercana. Quizá, como muchos dicen, es algo tarde para pensar en ello, pues son momentos en los que ya se optó por el tipo de Bachillerato que se quiere optar algo fundamental para entrar en una u otra carrera.

No es que deba ya tenerse todo decidido en la ESO, pero sí que hay que pensar e ir tomando información para que cuando tenga uno que tomar la decisión sepa porque camino debe andar, un tema donde los centros de educación deberían colaborar lo máximo posible.

Ya podéis ver que la elección no es que sea algo para tomar a la ligera o rápido, aunque no es algo definitivo, si que puede condicionar nuestra etapa profesional y cuánto antes sepamos lo que queramos, mejor, pues así no perderemos el tiempo.

Ojalá cada vez los alumnos tengan este tipo de cosas más claro, de esta forma se evitará que muchos estudiantes tengan que cambiar de carrera o en algunos casos abandonar los estudios universitarios.

Cómo funciona el stock en el ecommerce

Saber cómo tener una buena gestión del stock en un ecommerce tiene, entre otros efectos, un incremento de las ventas, permite ganar clientes nuevos y que aumente la confianza de los clientes, entre otros muchos beneficios.

Vamos a ver varias formas para la organización del stock de una tienda online. Como nos aseguran desde Stocknetvalles, el aprovechar las oportunidades de unos buenos productos de stock, acompañado de una buena gestión, es la mejor forma de sacar rendimiento a nuestro negocio.

Cuando el stock es propio

Aquí el dueño de la tienda dispone de sitio para el almacen de los productos, tanto si los produce él como si los compra de otros proveedores. Aquí es interesante disponer de propio depósito, personal a cargo de la tienda y recambios. Un stock que solo tiene que abastecer a la tienda física u online.

Al no compartirlo con nadie, es más fácil de almacenar y organizar, como principal beneficio está la velocidad en la entrega.

Como desventaja puede haber cantidad sobrante si estamos ante baja demanda, lo que llega a generar pérdidas y gastados extra, debiendo bajar el valor del producto con promociones o descuentos para la liberación del excedente.

Stock en consigna

En este stock se compran productos a un proveedor, pero con la condición de que si estos quedan en la tienda o depósito hasta una cierta fecha, se pueden devolver al proveedor en cuestión.

Como ventaja principal, nos ahorraremos el riesgo de excedentes de stock, que pueden generar pérdidas de dinero.

Otra desventaja es que no todos los productos suelen ser adecuados para esta clase de stock, los productos de mayor duración y con menos rotación suelen funcionar con esta clase de gestión.

El proveedor debe arriesgarse a la hora de quedar con el producto estancado de forma que pueda absorber el coste de éste, cobrando por ejemplo un mayor costo de compra por unidad.

Drop shipping

En esta modalidad, el stock pasa a ser tercerizado y son protagonistas las entregas del producto, de tal forma que vas a ser intermediario entre proveedor y cliente, sin que haya que proceder al mantenimiento del depósito y a la gestión del inventario.

Como ventaja te ahorrarás el alquilar o comprar un depósito y hacer la gestión del inventario. No se tiene que comprar el producto salvo que se venda y que se haya recibido el pago del cliente.

Una gran desventaja que tiene esta modalidad es que no siempre tenemos la garantía de que el producto va a poder llegar en las mejores condiciones al cliente, por lo que a veces vas a no estar seguro de que vaya a coincidir con el producto que se anuncie, puesto que no lo vas a ver antes de que se envíe. Esto hace que haya que confiar mucho en el proveedor que se elija.

Control del stock de la tienda

Una vez que se sabe dónde y cómo se almacenarán los productos, hay que coordinar la cantidad real del stock que quedará disponible en depósito, todo ello con el número que se podrá ver en la tienda online.

Si tienes locales físicas y se comparte el stock entre la tienda online y las offline, lo mejor es contratar un servicio de stock para evitar confusiones.

Si se adquiere un producto en tienda física, pero nos olvidamos de cambiar el stock en la tienda online, puede ocurrir que una persona concrete una compra en línea y vea que la realidad del producto no se encuentre más disponible.

Todo ello puede llegar a frustrarnos y arruinar la reputación de la marca. Por esta razón, se puede compartir stock entre la tienda física u online, lo que recomienda que se automatice el proceso con un servicio especializado.

Concluyendo

A modo de resumen, existen dos variables que se deben definir cuando se habla del stock del negocio, una decidir si el producto lo fabricaremos nosotros o si se comprará a un tercero, y la otra será sobre en dónde se almacenará.

Si el producto que se vende se compra a un fabricante y empiezas tu negocio en línea, es posible que te vaya a convenir más tercerizar la gestión del stock y optar por el dropshipping. Si el producto es algo más artesanal, piensa en un almacén propio.

Después de todo esto, esperamos haber sido de ayuda para entender mejor como se realiza la gestión del stock en el ecommerce. Nuevas posibilidades que merece la pena aprovechar en muchos de los casos, por lo que puede suponer una gran ventaja competitiva.