Los prefabricados de hormigón, cada día más habituales para la construcción de hogares

La construcción ha sido un verdadero termómetro para medir la potencia de la economía española desde mediados del siglo pasado, cuando nuestro país empezó a desarrollarse como un destino turístico ideal para una cantidad extraordinaria de personas. La verdad es que esta ha sido una de las actividades que nos ha permitido codearnos con las economías más fuertes del mundo y la que tiene que seguir liderando, junto con el turismo, la aportación al PIB de nuestro país. Como ya sabemos bien, si la construcción falla, todos y todas tenemos un problema de cierta gravedad.

Pero esa construcción también debe venir acompañada de un refuerzo de la industria, especialmente la que tiene que ver con la elaboración de materias primas como el hormigón, que es básico en una actividad como la que se deriva de levantar pisos, viviendas y odo tipo de construcciones. No cabe la menor duda de que el conjunto de todas estas cuestiones tiene una gran importancia para España no solo teniendo en cuenta su facturación, sino también otros elementos como, por ejemplo, el número de personas a las que emplean en todo el país. Son datos relevantes y que nunca podemos perder de vista.

Hablando del hormigón, deberíamos tener cada vez más en cuenta un elemento como el hormigón preparado, que se ha convertido en una materia cada vez más demandada. Según indica una noticia publicada en la web de CIC Construcción, la producción de esta materia creció un 12’9% en España solo durante el primer semestre del año 2019, lo que deja bien clara la apuesta que se viene realizando desde el sector por ella. Además, 2019 era el quinto año consecutivo en el que crecía la producción de hormigón armado, de lo que se deduce que esta no es una moda temporal.

Es cierto que, en el año 2020, la producción de hormigón preparado decayó a consecuencia del coronavirus. En concreto, y según lo que indica el portal web de la revista Alimarket, ese decrecimiento fue de un 8%, un dato que es menor del que se preveía en su día, que era cercano al 10%. Esto viene a decir que el sector se ha caracterizado durante estos últimos meses por tener una buena capacidad de reacción ante todos los problemas que se han ido generando a nivel social durante esta pandemia tan dura que todos y todas hemos padecido de alguna manera.

Un material que seguirá de moda

El hormigón prefabricado viene siendo tendencia en los últimos años para levantar todo tipo de edificios y son cada vez más los hogares para cuya confección se usa este material. Nos lo cuentan desde Eiros, cuyos profesionales indican que la mejora del sector de la construcción después de la caída del Estado de Alarma ha hecho posible que se reactive toda la industria relacionada con él, entre lo que se encuentra la producción de un hormigón armado que va a seguir siendo tendencia durante los próximos años.

Las personas cuyo hogar está levantado con este material nos indican que la vida es exactamente igual que si su vivienda hubiese sido levantada con otro tipo de hormigón. No hay ningún tipo de cambio y, por ende, todas las calidades se mantienen. A juzgar por los datos que se estaban produciendo antes de la pandemia y de la rápida reacción del sector relativo al hormigón prefabricado, podemos decir que la esperanza de vida de este material todavía es muy elevada. No es para menos teniendo en cuenta todo lo que hemos venido comentando hasta ahora.

Clave también para rehabilitaciones

Otra de las claves de la buena salud de la que ha gozado este tipo de hormigón en los últimos tiempos tiene que ver con las rehabilitaciones de viviendas y edificios, una actividad que se ha convertido en habitual en España en los últimos tiempos y que era muy necesaria para hacer de las ciudades y municipios españoles lugares más modernos y más seguros. Y ojo, porque España todavía tiene mucho trabajo en lo que a rehabilitación de edificios se refiere, porque comenzamos con este proyecto más tarde que otros de los grandes países de nuestro continente, como es el caso de Alemania, Francia o el Reino Unido.

El margen de mejora que nos puede otorgar este tipo de hormigón es bastante amplio y, en nuestro país, ya nos hemos dado perfecta cuenta de ello. Esa es una buena noticia para una actividad, la construcción y sus subsectores, que lo han pasado mal desde el 2008 pero que parece que, por fin, y después de incluso una pandemia que ha ocasionado tantos y tantos problemas, empieza a erigirse una vez más como el principal estandarte de la economía española.

El catering, cada día más habitual en las celebraciones de los españoles

La pandemia que todavía a día de hoy nos viene asolando ha tenido efectos perversos para prácticamente todos los ámbitos de la economía española. En nuestro país, que somos muy dados a celebrar prácticamente cualquier tipo de evento, hemos visto cómo ese tipo de celebraciones que tanto nos gusta ha tenido que ser cancelado o aplazado. Y eso ha tenido un impacto directo sobre una buena cantidad de empresas que se dedican de manera profesional a realizar servicios que van destinados a clientes que organizan eventos como de los que venimos hablando. 

Uno de los sectores que más ha notado el impacto ocasionado por la pandemia es el que tiene que ver con el catering. Se trata de un sector cuyo desarrollo tiene mucho que ver con la llegada de bautizos, comuniones o bodas, eventos que son de lo más comunes en el interior de nuestras fronteras. Es por eso por lo que las empresas de catering españolas han tenido siempre un buen nicho de negocio que se han encargado de aprovechar pero que han visto reducido como consecuencia de todos los acontecimientos que han venido ocurriendo desde el mes de marzo del año pasado. 

Según una noticia publicada por la Agencia Sic en su página web, en la Comunidad de Madrid se celebraron más de 15.000 bautizos y más de 16.000 comuniones en el año 2018. Se trata de una serie de cifras muy interesantes que las empresas del sector aprovecharon en su día. Y es que, por encima de la celebración tradicional (que tiene lugar en restaurantes), ya son muchas más las familias que apostaron y seguirán apostando por la contratación de servicios de catering que nos permiten seguir disfrutando de una buena cantidad de alimentos sin tener que depender de todos los pormenores asociados a la reserva de un salón en un restaurante. 

En las bodas está sucediendo algo parecido, aunque sí que es verdad que va a un ritmo más lento. Pero son cada vez más las parejas que deciden contratar un servicio de catering en lugar de la típica celebración en un restaurante. Especialmente se suele llevar a cabo en bodas que no se celebran por la Iglesia. Teniendo en cuenta este dato y el hecho de que ha caído un 30% el número de matrimonios eclesiásticos según lo que indica una información de El Periódico de Aragón, las empresas de catering tienen argumentos para frotarse las manos aunque todavía no se haya recuperado la actividad previa a la llegada del coronavirus a España. 

Celebrar eventos es algo que a los españoles siempre nos ha gustado, pero que hemos ido variando en función de las modas y las nuevas necesidades. Celebrar una comunión, un bautizo o hasta una boda es algo que sigue siendo típico, pero que ha cambiado mucho de un tiempo a esta parte. Los profesionales de Catering A Morena nos han indicado que este tipo de situaciones ya se han convertido en habituales y que este verano, con la recuperación de una cierta normalidad tras la parte más complicada de la pandemia, se va a recuperar la actividad habitual para este tipo de entidades. 

Algo más que celebraciones especiales 

El catering es un arma que también es usada por empresas para potenciar su imagen cuando organizan algún tipo de evento. Cada día es más habitual asistir a caterings cuando se producen conferencias, ruedas de prensa o exposiciones. Y los resultados que obtienen las entidades cuando organizan esto son bastante buenos a juzgar por las impresiones que hemos recogido y los resultados que se han ido obteniendo tras jornadas como las que venimos comentando. 

La valoración general de un servicio como este siempre es positiva y eso es lo que está haciendo que el catering se convierta en algo habitual ya no solo en un país como el nuestro, sino también en otros donde la cultura es diametralmente diferente a la nuestra y donde las celebraciones o eventos se viven de otra manera. Está claro que la comodidad que implica la contratación de un servicio de catering es algo diferencial y que anima a muchas personas, con independencia de sus diferencias, a apostar por esto sin ningún tipo de dudas. No es para menos.

Está claro que no hemos vivido buenos momentos en lo que tiene que ver con eventos y celebraciones en los últimos 18 meses. Se han producido multitud de aplazamientos y cancelaciones y lo cierto es que eso ha provocado agobios en muchas familias y parejas. Es el momento de que nos olvidemos de todo eso y que empecemos a recuperar el tiempo perdido. Nos lo merecemos después de todo lo que hemos vivido. Y disfrutar de un buen catering siempre va a ser una alternativa ideal para llevar a cabo este propósito. Que a nadie le quepa duda alguna al respecto. 

Las academias, entidades subestimadas en el ámbito educativo nacional

La educación en España es algo que siempre se ha encontrado en el centro de todos los debates de índole político. Las continuas reformas de la ley educativa han hecho que, según algunos expertos, nuestra educación haya ido dando tumbos hasta no ser de las mejores del mundo, que es lo que debería haber sido en un país que bien podríamos decir que es una de las cunas de la civilización occidental y que cuenta con uno de los idiomas más hablados de todo el mundo. Nadie pone en duda que España merece una educación de calidad y que vaya más allá de los trasfondos políticos de cada ley de Educación que se promulga. 

La mejora de la calidad educativa es algo que todos tenemos en el punto de mira pero que no es tan fácil de conseguir. Con ese propósito nació la LOMCE, Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa. Lo cierto es que es imprescindible que formemos buenos profesionales para garantizar nuestro futuro como país y como sociedad, porque de lo contrario estaremos en una situación grave. Y es que, aunque la educación ha mejorado en España con la llegada de la democracia y en comparación con la del Franquismo, es cierto que siguen siendo necesarios algunos aspectos. 

Son los datos los que nos conducen a esa conclusión que hemos tomado en el párrafo anterior. Según una noticia que vio la luz en la página web Libre Mercado, hay un ranking en el que se muestran algunas de las vergüenzas de un sistema educativo nacional que ocupa el puesto número 38 de 137, algo que no habla precisamente bien de nuestro país, sobre todo teniendo en cuenta que hay países como Indonesia o Brunéi que tienen una calidad mayor incluso sin haber necesitado invertir más recursos que nosotros. Como es lógico, esto tiene que cambiar. 

Creemos que uno de los principales problemas del sistema educativo español es que se centra demasiado en algunos factores como lo son el colegio, el instituto o la universidad. Es lógico que estos centros ocupen una posición central en el espectro educativo, eso nadie lo niega. Pero, en opinión de los profesionales del Centro Universitario San Bernardo, también es importante la labor que las academias puedan realizar en materia educativa, una labor que normalmente es tenida poco en cuenta por parte de las instituciones públicas. Se trata de instrumentos que pueden ayudar a reforzar la calidad de nuestro sistema educativo y que, no en vano, están viendo cómo crece su confianza por parte de las familias. 

Una fórmula que triunfa en otros países 

En otras naciones, combinar la educación de personas de diferentes edades entre varias instituciones es una idea que ha reportado muy buenas noticias. En Alemania, el trabajo diario de colegios, institutos y universidades se ve complementado por la asistencia de un importante porcentaje de alumnos a una academia que termina por pulir todas aquellas cuestiones a las que no puede llegar la educación del día a día. Y así ha ocurrido no solo en el país teutón, sino también en las naciones escandinavas, en Japón o en Estados Unidos. 

Un trato más personalizado

La clave del éxito de la propuesta a la que nos veníamos refiriendo en el párrafo anterior es que el alumno encuentra en la academia un lugar en el que tiene más tiempo para que el profesor o profesora le explique sus dudas con más profundidad. Ni que decir tiene que eso realiza una contribución muy grande al hecho de asimilar una información y comprenderla, el proceso por el cual terminamos generando conocimientos y que es la base de todo proceso de aprendizaje. 

Es curioso comprobar cómo algo que ha estado persiguiendo sin descanso el ámbito especialmente universitario (a través del Plan Bolonia) lo ha conseguido un grupo de entes que no tienen nada que ver con la organización de una universidad, como es el caso de las academias. Son ellas las que han sido capaces de ofrecer al alumno o alumna ese trato más personalizado del que os estamos hablando y que tan importante ha sido, es y será para conseguir los propósitos educativos que deben ser marcados, fijados y perseguidos sin descanso por un país. 

Debemos confiar en todas las herramientas que están a nuestro alcance para hacer de nuestra educación una verdadera herramienta de conocimiento y de cimentación del futuro. Dejar de lado a unas y dedicar todos los recursos a otras no es la mejor solución y es eso lo que ha pasado en España, algo que ha terminado dirigiendo a nuestra educación a un puesto no muy destacado en lo que a calidad se refiere. Nunca menospreciéis todas las ventajas que vienen asociadas a las academias, porque está claro que tienen un papel clave a la hora de construir profesionales. Y eso es de lo que se trata. 

El envase, como herramienta clave de marketing y publicidad

Podríamos decir que una herramienta como la publicidad nunca ha sido tan importante como lo es justo ahora, en este momento de la Historia. Hay muchos indicadores que así nos lo muestran. Y es que solo tenemos que echar un vistazo a nuestro alrededor para comprobar de qué estamos hablando. En nuestras calles, en soportes como los autobuses o los coches de empresa, en la radio, la televisión o los periódicos, en nuestras redes sociales y en más y más páginas web (sobre todo a través del marketing de contenidos) se ha generado una fiebre tremenda por la publicidad. 

Las razones no nos son extrañas en absoluto. Y es que el marketing y la publicidad han probado muchas veces que son herramientas muy necesarias para mejorar los beneficios de las empresas que deciden apostar por ellas. Y también han probado que son útiles en todo tipo de formatos y soportes, lo que refuerza la confianza de esas empresas cuyos responsables sabían desde el primer momento que darse a conocer a un público determinado es clave para hacer de su actividad un modelo rentable de negocio. De hecho, hoy en día, la publicidad es más eficaz que nunca. 

Una noticia publicada en la página web Puro Marketing informaba de que, durante los primeros meses del año pasado, había caído la inversión en publicidad a causa del coronavirus. Hubo gente que llegó a pensar que la publicidad entró en una crisis de confianza por parte de todas las empresas, pero lo cierto fue que la caída de la inversión fue provocada por la situación tan excepcional que estamos viviendo. De hecho, poco a poco se va recuperando la inversión en publicidad que existía antes de la pandemia. 

Una noticia publicada en la página web de Futuro a Fondo indicaba que la marca España ha crecido un 80% en los últimos 5 años, algo que pone de manifiesto que las diferentes campañas de marketing y publicidad valen para algo y que, en lo que respecta a nuestro país, están funcionando a la perfección. Nuestro país está ganando enteros en el extranjero y de eso se están aprovechando todas y cada una de las empresas que cuentan con capital español. De no haber sido por las diferentes estrategias de publicidad y marketing, es bastante probable que ese desarrollo de marca y de país no hubiese existido y que, por ende, la salud de nuestras empresas fuera bastante peor. 

Existe multitud de formas de desarrollar la imagen de marca de una empresa y de convertir a la entidad en una verdadera referencia del sector al que se dedica. Hay mucha gente que piensa que eso solo se puede conseguir en los tiempos que corren a través de las redes sociales o de Internet. Pero la realidad es bien distinta, porque hay técnicas de marketing tradicional que siguen funcionando. Una de ellas es la que tiene que ver con el diseño de los envases en los que se contiene el producto que una empresa trata de comercializar. Y hay entidades que se están dando cuenta de la importancia que esto tiene. Nos lo han comentado los profesionales de Empacke

El mejor soporte del que podemos hacer uso 

Un producto no solo tiene que ser bueno, sino que también tiene que parecerlo. Y tiene que parecerlo desde fuera, cuando el cliente potencial lo ve situado encima de una estantería. Para ello, lo ideal es que sea un producto contenido en un envase que llame poderosamente la atención y que tenga algo diferente a lo que tienen la mayoría de los envases del mercado. No es fácil dar con la tecla, eso es evidente. Pero nunca conseguirá avances en este sentido quien no intente perseguirlos.

Son muchas las empresas que han conseguido mejorar su imagen de marca y la visibilidad de sus productos a través del soporte más básico de publicidad y marketing: su propio producto. Uno de los ejemplos más evidentes de lo que estamos hablando lo pone Coca-Cola, cuyo diseño de botellas ha ido cambiando, siendo capaz de llamar la atención de mucha gente y generando una expansión de su nombre, que es precisamente de lo que trata este juego. 

Hay muchas maneras de captar la atención del público con nuestros envases. Se puede conseguir a través de los colores, que tienen ese poder para colarse en el cerebro de los seres humanos. También se puede conseguir a través de las formas, que es precisamente lo que ha venido consiguiendo Coca-Cola mediante la elaboración de botellas más grandes y con una anchura que no es uniforme (valga como ejemplo de esto último las botellas de Fanta, más delgadas por el centro). Hay muchas maneras de captar la atención. Y el envase de nuestro es una de las que no se nos pueden escapar.

Las ruedas industriales, un gran ejemplo de la mejora de la eficiencia tecnológica en el sector industrial

La industria es una de las patas claves para una economía. Sin ella, es mucho más complicado que la situación económica de una determinada zona o país sea lo suficientemente potente como para ser considerada una de las mejores del mundo. Hay múltiples ejemplos de ello: países como Estados Unidos, Japón o Alemania no están entre los mejores del mundo en materia económica por casualidad. Están ahí porque han sabido desarrollar un sector industrial potente y eficaz. Y, en el caso alemán o nipón, el médico ha sido doble puesto que fueron dos de las naciones derrotadas en la Segunda Guerra Mundial y se recuperaron de dicho mazo con una rapidez tremenda. 

Pero es que, si analizamos la evolución de la Historia, también podemos comprobar la importancia que ha tenido el sector industrial para el desarrollo de las naciones. La Revolución Industrial comenzó en el Reino Unido y no hay más explicación que esa para argumentar porque dicha nación fue la reina del mundo durante los siglos XVIII y XIX. Como veis, la industria siempre ha sido sinónimo de buena economía, de felicidad y de dinero. Y eso no va a cambiar nunca. Los expertos se han encargado de confirmarlo en múltiples ocasiones.  

Sabiendo todo esto, nos parece lógico que todos los países del mundo intenten dotar a su industria de la mayor potencia posible para conseguir colocar a su economía entre las mejores del mundo. Como es lógico, no todos lo han conseguido. Unos porque han permanecido bajo dominio de una nación externa. Otros, como es el caso de España, porque han visto en otro sector (en nuestro caso, el turístico) el verdadero promotor de nuestra economía. Y a otros, simple y llanamente, el tema no les ha parecido interesante. Los resultados, desde luego, están ahí y permiten juzgar las gestiones de unos y de otros. 

Una noticia publicada en la página web Automática e Instrumentación, indicaba que, de cara al año 2030, la industria va a seguir siendo una de las grandes claves para hacer de la economía española una potencia a nivel mundial. No cabe la menor duda de que esto no hace sino confirmar lo que venimos comentando y que, desde luego, la industria es una de las actividades clave a la hora de hacer de un país un lugar económicamente sostenible y que tenga opciones para seguir creciendo incluso en momentos en los que, como ahora, la situación a nivel internacional no sea la mejor. 

Una noticia publicada por la página web del diario El Mundo hacía referencia a que nuestro país, en efecto, es una de las principales potencias económicas de la Tierra. Los motivos responden a una serie de factores como la gran actividad turística que tiene nuestro país, combinados con el apoyo a las diferentes actividades industriales que se han desarrollado en el interior de nuestras fronteras con el paso de los años y que, por cierto, también han sufrido altibajos de un tiempo a esta parte. 

La tecnología es clave para el desarrollo industrial 

Una de las máximas que debemos tener clara a la hora de analizar los porqués de la eficiencia y la alta productividad de la industria de una nación es el grado de avances tecnológicos que permiten avanzar a ese sector. Sin tecnología no hay una industria eficiente, productiva y rentable. O, mejor dicho, sin tecnología no hay industria. Un país que no dote a sus empresas industriales de la mejor maquinaria, esa que facilite los procesos y que los haga más rápidos, no puede esperar que sus industrias respondan al nivel de las que sí cuentan con los últimos avances. 

Una de las tecnologías que han permitido un mayor avance industrial en España los últimos años tienen que ver con las ruedas industriales que se usan en múltiples almacenes situados en el interior de nuestras fronteras. Los profesionales de Ruedas Llopis así nos lo han comentado, indicando que cada vez es más la sofisticación de este tipo de productos, contribuyendo de este modo a que la industria y por ende la economía sean más eficaces, eficientes y competitivas con respecto a las de otros países de nuestro entorno. 

Está claro que el sector industrial es y va seguir siendo clave para que la economía fluya. En España tenemos bien claro, por suerte, lo importante que es darle las máximas facilidades a este asunto y a todas las empresas que tienen alguna relación con él. A nadie le cabe la menor duda de que no se puede dejar de lado a una parte tan importante de nuestro tejido laboral y que, a tal efecto, toda acción que los diferentes gobiernos realicen para impulsar este tema servirá para mejorar los indicadores económicos de su territorio. Pocas cosas hay que valgan más la pena que eso.

Los productos de limpieza y desinfección seguirán siendo necesarios para luchar contra el coronavirus a medida que avance la vacunación

Estamos en un momento clave de nuestra historia moderna. Es algo que ya nadie duda. El coronavirus, que va camino de llevar un año con nosotros, es lo que ha caracterizado la vida reciente de muchas de las personas que habitamos el mundo en la actualidad. Y es que hemos tenido que cambiar muchas de nuestras costumbres para protegernos de todo lo que conlleva una enfermedad como de la que estamos hablando. Desde luego, la limpieza, como muchos y muchas ya sabréis, ha sido una de las actividades clave para salir de esta.

Es incontable la cantidad de personas que ha tenido que salvar el simple hecho de una limpieza a conciencia durante la pandemia. No cabe la menor duda de que un aspecto como del que venimos hablando se ha erigido como el estandarte para luchar contra el mal que más nos está asolando en el último año. Desde luego, resulta evidente que esta debe ser la línea de actuación también de cara a los próximos meses. Y es que, aunque ya tengamos disponible una vacuna contra el coronavirus, es evidente que la limpieza y la higiene de nuestro hogar seguirá siendo fundamental para esquivar cualquier posible contagio.

La página web oficial de Unicef informaba de algunos de los consejos en materia de limpieza e higiene de cara a combatir las posibles consecuencias del coronavirus. A ese respecto, establece una serie de pautas que están relacionadas con la limpieza del hogar, como lo son limpiar y desinfectar las superficies que se tocan con frecuencia y utilizar productos como el jabón, el agua o detergente. También resulta interesante desinfectar cuestiones como lo son los juguetes de los niños, los ordenadores, los móviles o las tablets. Aunque sea un poco tedioso hacer todo esto, es lo mejor para nuestra seguridad.

Otra noticia, en este caso publicada en la página web del diario ABC, informaba del listado de productos que Sanidad avala para luchar contra el coronavirus desde casa. Lo cierto es que hay una gran variedad y que todos tenemos la posibilidad de permanecer a salvo de la pandemia que nos está asolando. Sí que es cierta una cosa que no se nos puede olvidar nunca, dada esta situación: no hay que bajar la guardia en ningún momento. Eso es lo que más problemas nos puede generar tanto a corto como a medio y largo plazo.

A nadie le sorprenderá que, con el paso de los meses, haya ido ganando espacio la apuesta por la limpieza y la higiene en el hogar como el mejor medio de combatir al coronavirus. Desde Liquistocks nos han informado de que la venta de lotes de productos de estas características ha crecido de una manera espectacular y que no cabe duda de que, mientras la pandemia siga siendo una amenaza, esta será la vía elegida por la mayoría de la población para luchar contra el virus. Esta tesitura, según apuntan los expertos, se debe mantener aunque la vacuna empiece a estar a la orden del día.

Después de Navidad, más precaución si cabe

Prácticamente todas las comunidades autónomas y municipios han hecho posible que se reabran sus límites perimetrales para que las familias se puedan reunir por Navidad. La verdad es que seguro que muchos de nosotros y nosotras hemos estado deseando que llegara este momento, pero lo cierto es que esto puede derivar en problemas después de las fiestas porque es posible que aumente el número de contagios. Para evitarlo, es importante que estemos más atentos que nunca a elementos como la limpieza o higiene del hogar. Puede ser la diferencia entre evitar el contagio o no.

Está claro que todos tenemos que poner de nuestra parte en la difícil tarea que requiere batallar contra la pandemia, pero es obvio que no es fácil, que hará falta mucha paciencia y hacer hincapié durante muchos meses más en los asuntos que venimos comentando. Seguro que, cuando nos queramos dar cuenta, ya habremos suprado este periodo tan difícil de nuestras vidas, un periodo que nunca olvidaremos y que, desde luego, tiene que servir para darnos cuenta de la importancia que tienen la limpieza, la salud y la vida.

Las lecciones del coronavirus nos tienen que valer para toda la vida. Y no solo en términos de limpieza, de desinfección o de distanciamiento social. Nos tienen que valer para entender la importancia que tiene que todos cumplamos las medidas de seguridad establecidas para hacer frente a la pandemia. Muchas personas hemos cumplido con esos requisitos. Otras, no tanto. Quizá deberíamos hacer un examen de conciencia para conocer qué ha fallado y que se aclararan los resultados de nuestros actos. Desde luego, quien haya acatado el cumplimiento de las medidas decretadas por Sanidad y la ayuda poderosa de la limpieza y la desinfección puede quedarse tranquilo.