Qué es el ‘realfooding’, la nueva tendencia en alimentación

La alimentación es una cuestión que cada día nos preocupa más a todos, ya sea por cuidarnos, mantener un estilo de vida saludable o evitar engordar. Y en los últimos años ha cogido mucho peso el ‘realfooding’ también conocido como ‘comida real’. Una tendencia alimentaria que vamos a descubrir en este artículo.

· Qué es el ‘realfooding’

El ‘realfooding’ es un estilo de vida que fomenta comer comida real, es decir, evitando los ultraprocesados. Y es que esta tendencia alimentaria defiende que la salud tiene que ver con los alimentos, que son mucho más que la suma de sus nutrientes y calorías. Porque es habitual contar las calorías de los alimentos, pero también hay que tener en cuenta los nutrientes que aportan. Por ejemplo, no son lo mismo 100 calorías de patatas fritas que 100 calorías de frutos secos. Solo por poner un ejemplo.

Así, el ‘realfooding’ defiende la alimentación saludable a través de la comida real. Una tendencia que promovida por Carlos Ríos, dietista y nutricionista de Huelva que ha cambiado el estilo de vida de miles de españoles.

· Evitar los ultraprocesados y saber distinguir los buenos procesados

Uno de los principales argumentos del realfooding es evitar lo máximo posible los ultraprocesados. Y esta tendencia para facilitar la diferenciación de los alimentos aglutina la comida en tres categorías.

  • Comida real: aquella comida mínimamente procesada o que el procesamiento industrial no haya empeorado su calidad. Dentro de este grupo de alimentos se encuentran las frutas, verduras, hortalizas, legumbres, frutos secos, pescado, marisco, carne sin procesar, huevos, leche fresca, café, infusiones o especias. Por supuesto, se entiende que todos estos alimentos deben ser sin procesar, ya que pongamos el caso del pescado un filete de merluza natural sería comida real, mientras que los habituales filetes de merluza empanados y congelados se consideraría ultraprocesado. La comida real es por la que hay que apostar y debe suponer la mayoría de la ingesta de alimentos.

  • Buenos procesados: otro grupo de alimentos es el denominado como “buenos procesados”. Este tipo de alimentos se caracteriza por ser comida real con un procesamiento industrial beneficioso, o al menos inocuo con sus propiedades saludables. Los buenos procesados para diferenciarlos fácilmente en el supermercado no suelen tener más de 5 ingredientes. Además, contienen menos del 10% de azúcares, harina refinada o aceite vegetal. Algunos ejemplos de buenos procesados son las conservas de legumbres o verduras, el gazpacho envasado, el aceite de oliva virgen extra, las frutas congeladas o el jamón ibérico. El movimiento defiende que el consumo no de buenos procesados no es perjudicial para la salud, aunque la mejor opción siempre es la comida real.

  • Ultraprocesados: los ultraprocesados hay que evitarlos en la dieta, ya que su consumo tiene efectos negativos en la salud como sobrepeso u obesidad, así como potencian la aparición de enfermedades cardiovasculares. Además, son pobres en nutrientes y contienen muchas calorías por cada ración de producto. Los ultraprocesados suelen ser ricos en harinas refinadas, aceites vegetales refinados, azúcares añadidos, aditivos y sal. Algunos ejemplos de ultraprocesados son las bebidas azucaradas o refrescos, las salsas comerciales, la bollería o los precocinados. Así que lo mejor es no consumir este tipo de productos para cuidar la salud.

· Trucos para apostar por la comida real

Ya hemos indicado las principales características de este movimiento, pero si te ha interesado el ‘realfooding’ y quieres probarlo te vamos a dar algunos trucos para aplicarlo en tu día a día.

  • Descarga la app MyRealFood: te puede ser de gran ayuda la app gratuita MyRealFood. Ahí encontrarás recetas, pero lo mejor es que puedes escanear productos y descubrir si son comida real, buenos procesados o ultraprocesados. Esto se consigue simplemente mostrando el código de barras en la aplicación. Y hay que indicar que la base de datos ha sido creada por nutricionistas.

  • Compra pan de masa madre sin aditivos: el pan es un alimento básico en la dieta mediterránea y lo mejor es comprar pan de masa madre, sin conservantes y de ingredientes naturales. “Los buenos panes se elaboran con ingredientes 100% naturales, sin aditivos ni conservantes, son de masa madre (una levadura natural). Y que un pan cuente con estas características hace un producto de calidad que permanece tierno durante mayor tiempo”, explican desde El Molí Pan y Café, franquicia de panadería y cafetería que apuesta por el pan de calidad.

  • No solo es importante la comida, también el ejercicio: la comida es muy importante, pero para cuidar la salud también debes practicar ejercicio.

Esto es todo lo básico que debes saber sobre el ‘realfooding’, pero si quieres ahondar en este movimiento alimentario puedes encontrar más información en redes sociales, especialmente en Facebook en el grupos sobre real food.

La higiene y su importancia en las instalaciones de las empresas en tiempos del coronavirus

Estamos en uno de los momentos más críticos de nuestra historia reciente. Aunque ya existe una vacuna contra el coronavirus que está siendo efectiva y que está disminuyendo el número de casos en todo el mundo, lo cierto es que este periodo que vivimos todavía es uno de los más difíciles de todos a cuantos nos hemos enfrentado. No en vano, son muchos millones de personas las que se han contagiado y han sufrido en primera persona todos y cada uno de los efectos de la pandemia que ha caracterizado a nuestra vida en el último año.

Esta noticia que os enlazamos de la página web oficial de Radio Televisión Española informaba del número total de casos y muertes del coronavirus en todo el mundo. Con fecha del 21 de abril de este mismo año, se informaba de que se había sobrepasado la cifra de 3 millones de muertos, una cantidad que es tremenda y que pone en evidencia el tremendo impacto de la pandemia en todo el mundo, no solo en España. Y es que el coronavirus nos ha golpeado con una dureza como la que nadie se esperaba hasta hace muy poco tiempo.

Otra noticia, en este caso publicada en la web oficial de la Comunidad de Madrid, informaba del conjunto de medidas para combatir al coronavirus. Hablaba de la necesidad de llevar puesta la mascarilla, de mantener la distancia de seguridad, de permanecer en grupos de no más de 6 personas, de no saltarnos la cuarentena tanto si éramos positivos o habíamos tenido contacto directo con un positivo, de extremar la precaución en reuniones familiares o no ventilar durante las visitas. Desde luego, no seguir estos pasos podría ser definitivo a la hora de ocasionar la muerte de algún ser querido o conocido.

Si hay un aspecto que ha sido clave a la hora de combatir al coronavirus en las instalaciones de una empresa, además de todas las medidas de seguridad que ya conocemos, ese ha sido el que tiene que ver con la limpieza pormenorizada y regular de cada oficina. En Servinet del Vallés nos han informado de que el interés por la limpieza se ha multiplicado de un tiempo a esta parte a causa del coronavirus. Esto es lo que ha permitido a una gran cantidad de empresas retomar su actividad, al menos, con algo más de normalidad. Y eso se agradece.

Desde luego, este asunto ha sido clave a la hora de reducir las posibilidades de contagio y de que, por tanto, se haya tenido la necesidad de dar bajas y poner a empleados en cuarentena. Eso se ha traducido en un mantenimiento de la eficacia y la eficiencia en las empresas, lo que ha sido muy importante de cara a no ver mermada la productividad. La situación en la que nos encontramos no deja de ser excepcional, pero no cabe la menor duda de que podría haber afectado de un modo sustancial a la actividad habitual de todo tipo de entidades.

El teletrabajo no implica dejar de lado la limpieza

Una de las palabras que ha caracterizado a esta pandemia ha sido la de «teletrabajo». Son muchas personas las que, desde el año pasado, han empezado a realizar este modelo de trabajo, que implica realizar nuestra jornada laboral desde casa. Esto, por supuesto, no hay que ligarlo a un mayor descuido de la limpieza del hogar. Aunque es cierto que en casa podemos tener más seguridad a la hora de prevenir el contagio, lo cierto es que la higiene sigue jugando un papel clave a la hora de prevenirlo.

También puede darse el caso de que haya un porcentaje de la plantilla de las empresas que esté teletrabajando y otro que no. El hecho de que en las oficinas haya menos gente que de costumbre a causa de esto no debe implicar que bajemos la guardia en lo que a higiene se refiere. Sería un error grave que nos lo tomáramos de esa manera, sobre todo teniendo en cuenta que, a pesar del teletrabajo, el ritmo de contagios ha sido tremendo en muchos momentos (recordamos que vamos por la cuarta ola, nada más y nada menos).

Queda cada vez menos para superar esta maldita situación, pero estamos convencidos de que la higiene va a seguir teniendo una importancia muy grande en la vida de la gente a partir de ahora. Nos hemos dado cuenta de que se trata de un aspecto central en nuestra vida, y que es básico para mantener la seguridad no solo ante el coronavirus, sino ante todo tipo de enfermedades. De cara a posibles pandemias o epidemias futuras, habrá que seguir teniendo en cuenta la importancia de encontrarnos en un entorno sano y bien limpio. De lo contrario, correremos peligro.

Sigue creciendo el número de empresas de construcción que afianza y mejora su protección ante riesgos laborales

Siguen pasando los años y, por desgracia, seguimos encontrándonos con situaciones que no nos gustan nada en materia laboral. Hoy no nos vamos a referir a horarios excesivos de trabajo o a sueldos irrisorios, si no a algo que, si cabe, es todavía más importante: la protección de la vida de todos los trabajadores y trabajadoras. Resulta que, aunque seguimos mejorando en materia de prevención, sigue habiendo casos de fallecimientos y accidentes en el puesto de trabajo. Y ocurre aquí, en España, en nuestros pueblos y ciudades. No hay que irse muy lejos, por tanto, para corroborarlo.

Una noticia publicada en la web del diario Público informaba de que, a principios del pasado mes de octubre, un trabajador de 46 años falleció en las obras de construcción de un hospital en la zona de Valdebebas (Madrid) al haber caído desde una altura de 6-7 metros y no estar enganchado a ninguna línea de vida. Con él, eran 43 las personas que habían fallecido en su puesto de trabajo durante el año 2020 solo en el territorio correspondiente a la Comunidad de Madrid. La verdad es que se trata de una cifra que pone en duda la implicación de muchas empresas en lo que tiene que ver con la protección de la salud de sus trabajadores.

También fue el diario Público el que, en el mes de julio de 2019, informaba de que se habían producido 186 muertes en el sector de la construcción en los 19 meses anteriores, lo que hace una media de casi 10 muertes al mes. Se trata de algo que debería ser suficiente para ponernos la piel de gallina y que también debe ser el motivo por el cual las instituciones públicas aumenten el número de inspecciones que se realicen con el fin de evitar problemas de este tipo.

Una de las mejores maneras de proteger la salud de las personas es hacerlo durante su jornada laboral. Un trabajador o trabajadora dedica 40 horas de su semana, 8 horas durante 5 días, a la actividad profesional a la que se dedica. Y hay que garantizar su seguridad durante ese tiempo. Esto es especialmente importante en un sector como el de la construcción, en el que los riesgos pueden llegar a ser mucho más grandes. Los profesionales de Traltur nos han comentado que, en nuestro país, sigue creciendo el número de empresas dedicadas a la construcción que está reforzando todo el material dedicado a garantizar la seguridad de sus empleados del que disponen.

La labor de la que estamos hablando es, quizá, en la que más control debería haber por parte de las instituciones. No podemos seguir permitiendo que haya trabajadores sin protección trabajando en altura con los riesgos que eso conlleva. Las inspecciones se tienen que convertir en algo mucho más habitual y que permita identificar a todas esas entidades que no cumplan con la normativa vigente. Es algo que la sociedad le debe a todas aquellas personas que trabajan para su desarrollo.

Una cuestión ética

Todo lo que hemos venido comentando, más allá de obligaciones marcadas por la ley, es algo que debe responder a la ética humana. Es evidente que los seres humanos tenemos la necesidad de protegernos entre nosotros y que esa debe ser una obligación moral para todo el mundo. Desde luego, ojalá que todo el mundo se tomara al pie de la letra lo que estamos comentando. Estamos seguros de que otro gallo cantaría en materia de prevención de riesgos laborales y al número de fallecidos en el puesto de trabajo que se registra en nuestro país año sí y año también.

Nos encontramos en un momento de la Historia en el que cualquier riesgo derivado de ejercer nuestro trabajo debería estar más que minimizado y superado. En muchas ocasiones, como hemos podido comprobar con los datos que hemos mencionado más arriba, hemos podido comprobar como queda más camino por recorrer del que nos gustaría. Ojalá que dentro de muy poco podamos decir que esto ya es cosa del pasado. Hasta entonces, tendremos que seguir peleando por los derechos de todas las personas que, con la máxima dignidad, sacar a este país adelante.

Sirve de muy poco combatir a la pandemia que nos asola si después no vamos a tener en cuenta los riesgos que padecemos como fruto del desarrollo de la vida rutinaria. Sigue habiendo multitud de ocasiones catalogadas como «normales» en el que la integridad física e incluso la vida de los seres humanos está en peligro. Y es conveniente identificarlas mediante una evaluación de riesgos para, posteriormente, resolver el asunto con todas las herramientas que la ciencia de la prevención de riesgos laborales sea capaz de proporcionar. 

Los productos de limpieza y desinfección seguirán siendo necesarios para luchar contra el coronavirus a medida que avance la vacunación

Estamos en un momento clave de nuestra historia moderna. Es algo que ya nadie duda. El coronavirus, que va camino de llevar un año con nosotros, es lo que ha caracterizado la vida reciente de muchas de las personas que habitamos el mundo en la actualidad. Y es que hemos tenido que cambiar muchas de nuestras costumbres para protegernos de todo lo que conlleva una enfermedad como de la que estamos hablando. Desde luego, la limpieza, como muchos y muchas ya sabréis, ha sido una de las actividades clave para salir de esta.

Es incontable la cantidad de personas que ha tenido que salvar el simple hecho de una limpieza a conciencia durante la pandemia. No cabe la menor duda de que un aspecto como del que venimos hablando se ha erigido como el estandarte para luchar contra el mal que más nos está asolando en el último año. Desde luego, resulta evidente que esta debe ser la línea de actuación también de cara a los próximos meses. Y es que, aunque ya tengamos disponible una vacuna contra el coronavirus, es evidente que la limpieza y la higiene de nuestro hogar seguirá siendo fundamental para esquivar cualquier posible contagio.

La página web oficial de Unicef informaba de algunos de los consejos en materia de limpieza e higiene de cara a combatir las posibles consecuencias del coronavirus. A ese respecto, establece una serie de pautas que están relacionadas con la limpieza del hogar, como lo son limpiar y desinfectar las superficies que se tocan con frecuencia y utilizar productos como el jabón, el agua o detergente. También resulta interesante desinfectar cuestiones como lo son los juguetes de los niños, los ordenadores, los móviles o las tablets. Aunque sea un poco tedioso hacer todo esto, es lo mejor para nuestra seguridad.

Otra noticia, en este caso publicada en la página web del diario ABC, informaba del listado de productos que Sanidad avala para luchar contra el coronavirus desde casa. Lo cierto es que hay una gran variedad y que todos tenemos la posibilidad de permanecer a salvo de la pandemia que nos está asolando. Sí que es cierta una cosa que no se nos puede olvidar nunca, dada esta situación: no hay que bajar la guardia en ningún momento. Eso es lo que más problemas nos puede generar tanto a corto como a medio y largo plazo.

A nadie le sorprenderá que, con el paso de los meses, haya ido ganando espacio la apuesta por la limpieza y la higiene en el hogar como el mejor medio de combatir al coronavirus. Desde Liquistocks nos han informado de que la venta de lotes de productos de estas características ha crecido de una manera espectacular y que no cabe duda de que, mientras la pandemia siga siendo una amenaza, esta será la vía elegida por la mayoría de la población para luchar contra el virus. Esta tesitura, según apuntan los expertos, se debe mantener aunque la vacuna empiece a estar a la orden del día.

Después de Navidad, más precaución si cabe

Prácticamente todas las comunidades autónomas y municipios han hecho posible que se reabran sus límites perimetrales para que las familias se puedan reunir por Navidad. La verdad es que seguro que muchos de nosotros y nosotras hemos estado deseando que llegara este momento, pero lo cierto es que esto puede derivar en problemas después de las fiestas porque es posible que aumente el número de contagios. Para evitarlo, es importante que estemos más atentos que nunca a elementos como la limpieza o higiene del hogar. Puede ser la diferencia entre evitar el contagio o no.

Está claro que todos tenemos que poner de nuestra parte en la difícil tarea que requiere batallar contra la pandemia, pero es obvio que no es fácil, que hará falta mucha paciencia y hacer hincapié durante muchos meses más en los asuntos que venimos comentando. Seguro que, cuando nos queramos dar cuenta, ya habremos suprado este periodo tan difícil de nuestras vidas, un periodo que nunca olvidaremos y que, desde luego, tiene que servir para darnos cuenta de la importancia que tienen la limpieza, la salud y la vida.

Las lecciones del coronavirus nos tienen que valer para toda la vida. Y no solo en términos de limpieza, de desinfección o de distanciamiento social. Nos tienen que valer para entender la importancia que tiene que todos cumplamos las medidas de seguridad establecidas para hacer frente a la pandemia. Muchas personas hemos cumplido con esos requisitos. Otras, no tanto. Quizá deberíamos hacer un examen de conciencia para conocer qué ha fallado y que se aclararan los resultados de nuestros actos. Desde luego, quien haya acatado el cumplimiento de las medidas decretadas por Sanidad y la ayuda poderosa de la limpieza y la desinfección puede quedarse tranquilo.