Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Los hilos tensores corrigen la flacidez facial

Los hilos tensores se trata de una técnica de rejuvenecimiento facial que estimula los tejidos internos para corregir la flacidez. Este tratamiento permite elevar las cejas o un efecto lifting de pómulos, del ángulo mandibular y del cuello.

“En medicina estética, se definen los hilos tensores como un tratamiento mínimamente invasivo y sin cirugía para prevenir y corregir la flacidez del rostro. Es una alternativa al lifting tradicional, lo que denominamos lifting japonés, lifting natural o lifting sin cirugía», explica el médico estético Leo Cerrud.

Están indicados para personas a partir de 30 años, ya que lo mejor es que presenten una flaccidez leve-moderada. Porque, si los pacientes tienen una excesiva flaccidez, no logran los resultados deseados.

Los profesionales de Medicodental SM, expertos en la salud bucodental y en medicina estética, explican que es un tratamiento sin cortes, ni cicatrices y realizado con anestesia local.

Se introduce el hilo a través de una cánula guía, dándole a la piel la tensión deseada. No es doloroso y suele durar entre 30 y 45 minutos.
Los hilos están hechos de un material biodegradable, biocompatible y de alta resistencia.

«El material que más se usa para crear los filamentos es la polidioxanona o PDO, que se utiliza para las suturas en cirugías cardiacas. La demanda de PDO por las clínicas de medicina estética y en las operaciones de cirugía coronaria aumenta día a día. Ya que además de dar una gran seguridad, también pueden realizarse retoques tras implementarlos», informan desde El Confidencial.

La duración del tratamiento es aproximadamente de 3 a 5 años, basta con una única sesión, pero se recomienda retoque anual.
Desde Okdiario informan que «los efectos suelen ser bastante inmediatos, pues al cabo de una hora desde su implantación ya se puede apreciar el cambio, aunque su efecto máximo es concluido los tres meses después».

Incluso, se puede utilizar como tratamiento único o combinado con procedimientos quirúrgicos, como la blefaroplastia para rejuvenecer la zona de la mirada y la liposucción de la papada.

También se pueden utilizar tratamientos no quirúrgicos, como los rellenos con acido hialurónico, o el tratamiento de las arrugas de expresión mediante bótox.

Estos hilos también pueden corregir la flacidez de otras partes del cuerpo como glúteos, abdomen, cara interna de los brazos, escote, rodillas, etc.

“Decimos que es un lifting natural porque estos hilos mágicos o hilos tensores faciales aumentan la producción de colágeno y elastina para redensificar las zonas en las que se aplica. En definitiva, se estimulan los fibroblastos para aumentar la elasticidad de la piel”, dice el doctor.

Muchas personas optan por los hilos tensores porque consiguen un efecto lifting, pero con un acabado muy natural y sin necesidad de cirugía.
Este tratamiento mejora la densidad de la piel, crea un efecto lifting inmediato, logra que el lifting sea más duradero, corrige las arrugas finas y potencia la luminosidad.

Incluso, estos hilos pueden elevar el pecho. Se infiltran los hilos para realizar un mallado circular en el tejido celular subcutáneo, para reposicionar la mama y provocar la síntesis de colágeno y elastina nuevos.

Los resultados se aprecian a partir de las 4/8 semanas y se mantienen entre 12 y 24 meses. Con este tratamiento puedes llegar a ganar hasta una talla más sin aumentar de volumen y el pecho se eleva.

Otras pacientes apuestan por los hilos para elevar los glúteos. Consiste en la infiltración de tres tipos diferentes de hilos: monofilamento, que su función principal es la de provocar nuevo colágeno; COG o espiculados, que tienen diminutas espículas a lo largo del hilo para ejercer un efecto mecánico de tensión; y ‘tornado’, que provocan una mayor fibrosis en la zona.

La combinación de los tres consigue elevar y crear nuevo colágeno y elastina. El tratamiento se completa con la inyección de hidroxiapatita cálcica redensificadora de la dermis, para aumentar la firmeza de las nalgas.

Los resultados duran un año, pero si se quieren aumentar la proyección de los glúteos, se puede hacer otra sesión a los 4 o 5 meses. Este tratamiento es idóneo para los glúteos delgados y con problemas de flacidez.

Con esta técnica también se puede mejorar la cara interna de muslos y brazos. Los hilos se introducen a nivel subcutáneo con una aguja-cánula muy fina, tejiendo una especie de malla.

Para conseguir mejores resultados se recomienda completar el tratamiento con mesoterapia reafirmante, radiofrecuencia multipolar o infiltración de plasma rico en plaquetas.

Los resultados duran entre 12 y 18 meses. Después de la intervención el paciente no puede hacer esfuerzos o ejercicios que impliquen mover esta zona. ¡Opta por los hilos tensores para evitar la flacidez facial!

Etiquetas:

Compartir

Artículos relacionados
Últimos post
Comparte
Facebook
Twitter
LinkedIn
Reddit

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore