Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Mitos y verdades sobre la higiene bucal.

A pesar de que la higiene bucal es algo positivo para nuestra salud, existen muchos mitos que lo convierten en algo complicado; y es que, al igual que ya en la antigüedad se sostenían creencias tratadas entonces como irrefutables (como aquella que sostenía que no te podías bañar más de una vez al año) hoy día también existen ese tipo de falsas creencias que nos perjudican de igual forma que lo hicieron en el pasado.

Distinguir la verdad de aquello que quieren que creamos o de aquello que se ha extendido como la espuma es esencial para nuestra salud.

Para abordar este tema, en este artículo encontrarás las creencias falsas más populares con sus respectivas aclaraciones, para hacerte entender que tu higiene bucal es importante

¡No la descuides ante ningún mito!

Creencias falsas y verdades que deben aclarase.

  • “Cepillarnos los dientes con fuerza nos dejará los dientes más limpios”.

Al contrario de lo que se piensa, cepillarse los dientes con demasiada fuerza puede dañar el esmalte dental y las encías, provocando sensibilidad y sangrado. La clave está en cepillarse con suavidad, pero de manera efectiva, utilizando un cepillo de dientes de cerdas suaves y realizando movimientos suaves y circulares. Además, es importante no olvidar cepillar la lengua y el paladar, donde las bacterias también pueden acumularse.

  • “El enjuague bucal puede sustituir al cepillado sin duda”.

Aunque los enjuagues bucales pueden ser una buena opción para mantener el aliento fresco y reducir la placa dental, no deben reemplazar jamás el cepillado y el hilo. Y es que, el enjuague no es capaz de eliminar los restos de alimentos (ni la placa) de forma tan efectiva como lo hace el cepillo de dientes o el hilo. Esto lo convierte meramente en un complemento más del cepillado, no en un sustituto como puedes ver.

  • “Mascar chicle es igual que cepillarse los dientes”.

Una vez más, buscamos un sustituto del cepillado ¡error!

Los chicles después de las comidas pueden ayudar a estimular la producción de saliva, lo cual nos ayuda a neutralizar los ácidos y eliminar los restos de alimentos, pero como ya te imaginarás, no sustituyen al cepillado (cosa que incluso notarás una vez lo pruebes por ti mismo).

  • “Los dientes blancos son siempre saludables”.

Aunque los dientes blancos sean muy bonitos, debemos entender que el color no siempre es sinónimo de buena salud dental.

Ni los dientes blancos, ni los amarilleados por el consumo excesivo de bebidas con colores fuertes (como el café o el vino tinto) son verdaderos indicadores de mala salud. La verdadera prueba que demuestra el estado de salud dental la encontramos en una dentadura ausente de caries y de sensibilidad dental, que además presenta unas encías sanas ¡esa es la clave!

  • “El flúor es peligroso”.

El flúor es un mineral que ha demostrado ser muy beneficioso para prevenir la caries, ya que actúa fortaleciendo el esmalte dental haciéndolo más resistente a los ácidos.

¡Esto quiere decir que el flúor no es malo! De hecho, las pastas de dientes suelen indicar la cantidad de flúor que llevan implícito en ellas, por lo que es seguro usarlo sin temer sufrir malas consecuencias. Aun así, como con todo, se debe supervisar la cantidad de pasta dental que se utiliza, especialmente en niños pequeños, para evitar la ingestión excesiva de flúor.

  • “Cepillarse los dientes después de cada comida es mejor que hacerlo dos veces al día”.

Cepillarse los dientes después de cada comida puede parecer una buena práctica, pero hacerlo demasiado puede llegar a ser contraproducente.

Si nos lavamos los dientes tras cada comida podemos dañar el esmalte dental, sobre todo si hemos comido alimentos ácidos (por el pH dental). Lo ideal es esperar al menos 30 minutos después de comer para cepillarnos, y mantener este hábito un mínimo de 2 veces al día. Lo común es por la mañana y antes de acostarnos, así que ¡no te obsesiones! Podría ser peor el remedio que la enfermedad.

Entonces ¿Qué hábitos de higiene bucal son los adecuados?

Existen muchos más mitos en torno a la higiene bucal, pero esperamos haber resuelto tus dudas ante los mitos más conocidos o populares.

Además de desmentir estas creencias que nos llevan a tener una mala higiene bucal, nosotros te recomendamos seguir los siguientes pasos para cuidar tu dentadura adecuadamente:

  1. Cepíllate los dientes todos los días.

Recuerda cepillarte los dientes a diario al menos 2 veces al día de forma suave. Si tienes gingivitis o sensibilidad, recuerda usar un cepillo de cerdas suaves.

  1. Uso de hilo dental.

Tal y como saben los profesionales de Clínica Dental García Lorente, usar hilo dental a diario es necesario para poder limpiar entre los dientes y debajo de la línea de las encías, ya que el cepillo dental no puede llegar a esta zona.

Gracias al hilo, podrás eliminar mejor la placa y los restos de comida que pueden causar caries y enfermedades en tus encías.

  1. Enjuágate con el enjuague bucal adecuado.

Como mencionamos antes, usar un enjuague bucal después del cepillado y el hilo dental puede ayudarnos a reducir la placa, además de tratar el mal aliento. Hay muchos tipos de enjuague diferentes; consulta a tu dentista cuál es el adecuado para ti para poder realizar una mejor limpieza.

  1. Visita con frecuencia al dentista.

Sabemos que a nadie le agrada ir al médico, pero si no pospones demasiado la consulta con tu dentista podrá inspeccionarte mejor y anticiparse a problemas antes de que se conviertan en algo más serio.

  1. Reduce el consumo de azúcar.

El azúcar es uno de los principales culpables de la aparición de caries ¿lo sabías?

Con esto no queremos decirte que lo elimines de tu vida, pero si te animamos a que reduzcas la ingesta de azúcar ¡notarás los cambios! Asimismo, si comes o bebes alimentos o bebidas con azúcar, intenta enjuagarte la boca con agua después para eliminar los restos y evitar que se queden en tu dentadura por mucho tiempo.

  1. Evita hábitos perjudiciales para tu salud.

Evita fumar, beber alcohol o consumir de forma excesiva alimentos y bebidas que puedan manchar los dientes, como el café o el té. Además, si te quitas del alcohol o el tabaco, tu salud mejorará en muchos más aspectos además de la salud dental.

Etiquetas:

Compartir

Artículos relacionados
Últimos post
Comparte
Facebook
Twitter
LinkedIn
Reddit

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit, sed do eiusmod tempor incididunt ut labore et dolore