El envase, como herramienta clave de marketing y publicidad

Podríamos decir que una herramienta como la publicidad nunca ha sido tan importante como lo es justo ahora, en este momento de la Historia. Hay muchos indicadores que así nos lo muestran. Y es que solo tenemos que echar un vistazo a nuestro alrededor para comprobar de qué estamos hablando. En nuestras calles, en soportes como los autobuses o los coches de empresa, en la radio, la televisión o los periódicos, en nuestras redes sociales y en más y más páginas web (sobre todo a través del marketing de contenidos) se ha generado una fiebre tremenda por la publicidad. 

Las razones no nos son extrañas en absoluto. Y es que el marketing y la publicidad han probado muchas veces que son herramientas muy necesarias para mejorar los beneficios de las empresas que deciden apostar por ellas. Y también han probado que son útiles en todo tipo de formatos y soportes, lo que refuerza la confianza de esas empresas cuyos responsables sabían desde el primer momento que darse a conocer a un público determinado es clave para hacer de su actividad un modelo rentable de negocio. De hecho, hoy en día, la publicidad es más eficaz que nunca. 

Una noticia publicada en la página web Puro Marketing informaba de que, durante los primeros meses del año pasado, había caído la inversión en publicidad a causa del coronavirus. Hubo gente que llegó a pensar que la publicidad entró en una crisis de confianza por parte de todas las empresas, pero lo cierto fue que la caída de la inversión fue provocada por la situación tan excepcional que estamos viviendo. De hecho, poco a poco se va recuperando la inversión en publicidad que existía antes de la pandemia. 

Una noticia publicada en la página web de Futuro a Fondo indicaba que la marca España ha crecido un 80% en los últimos 5 años, algo que pone de manifiesto que las diferentes campañas de marketing y publicidad valen para algo y que, en lo que respecta a nuestro país, están funcionando a la perfección. Nuestro país está ganando enteros en el extranjero y de eso se están aprovechando todas y cada una de las empresas que cuentan con capital español. De no haber sido por las diferentes estrategias de publicidad y marketing, es bastante probable que ese desarrollo de marca y de país no hubiese existido y que, por ende, la salud de nuestras empresas fuera bastante peor. 

Existe multitud de formas de desarrollar la imagen de marca de una empresa y de convertir a la entidad en una verdadera referencia del sector al que se dedica. Hay mucha gente que piensa que eso solo se puede conseguir en los tiempos que corren a través de las redes sociales o de Internet. Pero la realidad es bien distinta, porque hay técnicas de marketing tradicional que siguen funcionando. Una de ellas es la que tiene que ver con el diseño de los envases en los que se contiene el producto que una empresa trata de comercializar. Y hay entidades que se están dando cuenta de la importancia que esto tiene. Nos lo han comentado los profesionales de Empacke

El mejor soporte del que podemos hacer uso 

Un producto no solo tiene que ser bueno, sino que también tiene que parecerlo. Y tiene que parecerlo desde fuera, cuando el cliente potencial lo ve situado encima de una estantería. Para ello, lo ideal es que sea un producto contenido en un envase que llame poderosamente la atención y que tenga algo diferente a lo que tienen la mayoría de los envases del mercado. No es fácil dar con la tecla, eso es evidente. Pero nunca conseguirá avances en este sentido quien no intente perseguirlos.

Son muchas las empresas que han conseguido mejorar su imagen de marca y la visibilidad de sus productos a través del soporte más básico de publicidad y marketing: su propio producto. Uno de los ejemplos más evidentes de lo que estamos hablando lo pone Coca-Cola, cuyo diseño de botellas ha ido cambiando, siendo capaz de llamar la atención de mucha gente y generando una expansión de su nombre, que es precisamente de lo que trata este juego. 

Hay muchas maneras de captar la atención del público con nuestros envases. Se puede conseguir a través de los colores, que tienen ese poder para colarse en el cerebro de los seres humanos. También se puede conseguir a través de las formas, que es precisamente lo que ha venido consiguiendo Coca-Cola mediante la elaboración de botellas más grandes y con una anchura que no es uniforme (valga como ejemplo de esto último las botellas de Fanta, más delgadas por el centro). Hay muchas maneras de captar la atención. Y el envase de nuestro es una de las que no se nos pueden escapar.

Deja una respuesta